jueves, octubre 02, 2008

Hacia tus ojos que no son negros y me citan en la oscuridad del lecho sin almohada

Dolores de cabeza, de reunión en reunión. Esa es mi vida, con más oscuros que claros en cuanto a los proyectos que se suelen llamar de vida. En realidad, reboso de esa y a mi alrededor no dejan de aparecer personajes que acrecientan la labor esa de estar al día de todo. Al loro de todo. La gente me lo provoca. Y yo estoy con ellos. Y contigo, claro.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal