domingo, septiembre 28, 2008

Mundos mejores

La vi alejarse en su coche. Me quedé en la oscuridad de aquella carretera asfaltada sin saber muy bien por qué no había ido con ella y qué es lo que iba a hacer ahora. Eso pasó anoche pero su mirada me sigue recorriendo la mente hacia adelante y hacia atrás. Es como una película que no has dejado de ver nunca y que quieres ver todas las noches. La película de mi vida, una especie de encuentro irreal allí donde la mente se imagina un mundo mejor. Feliz.

2 comentarios:

Blogger tmc ha dicho...

A veces las carreteras,con o sin asfalto, no son más que líneas de vida circulares que,en algún momento,vuelven de donde salieron.
Besitos.
PD:hoy,por fín,sin resaca.

8:31 a. m.  
Anonymous Carmen Coello ha dicho...

Como soy tu seguidora incondicional, yo me hubiera quedado contigo, pero ¡que lástima!, hay tías que no tienen ni idea de lo que las más viejas hemos pasado, ojalá tuviera 30 años menos, te aseguro que me comería el mundo; aunque fuera con dos niños pequeños acompañándome. Ya ves hace 30 años ya tenía dos hijos y era una niña tonta en un mundo en evolución y sin la formación que hoy tengo. Ya no puedo volver atrás pero procuro disfrutar día a día. Sigues estando demasiado negativo, jueves, viernes y sábado a La Noria y se te acaban las nostalgias.¡Quién pudiera!

10:39 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal