domingo, agosto 24, 2008

Horizontes

Es la playa un lugar donde el mundo se hace más pequeño. Allí juegan olas y arena, mientras en tu libro las historias pasan y tu ánimo se queda allí, entre la brisa y la pelota, entre el amor al sol y la juventud perdida. Me quedo con la aventura de la poesía que es mirar al mar y que el horizonte te sonría. Que nos sonría a todos.

1 comentarios:

Anonymous Carmen Coello ha dicho...

Muy buena tu reflexión: mi mirada diaria al mar encrespado , blanco y azul, de Güimar me está ayudando a ser cada día más fuerte, menos vulnerable, es una fuerza hasta ahora, para mí desconocida, no tenía tiempo para pararme a pensar, por suerte ahora lo hago

11:20 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal