jueves, agosto 14, 2008

Y si un día me quedara ciego y no pudiera mirarte

Quizá he desarrollado un sexto o septimo sentido para no ver lo que no quiero ver o lo que no puedo ver. Es una especie de superpoder, estilo kriptonita, que hace que mi cerebro no procese todas las imágenes que están físicamente en mi ámbito de visión. No hace falta darle a ningún botón, sólo hace falta que mi mente no coagule la sangre que corre por mis venas, y que a veces me hace sentir mal, sin oxígeno, en una especie de mareo continuo que sólo se calma con la vista al mar. Sólo algo tan hermoso puede producir esa ceguera selectiva capaz de borrar recuerdos, como si fuera un ordenador con botón de encendido y apagado. Lo que es difícil es conocerse el cuerpo de uno mismo y cómo funciona la mente a través de él. Y es que al final sí que voy a creer en la bipolaridad, en la del cuerpo y la mente, la inteligencia y la pasión, la razón y el amor, la paciencia y el erotismo, el erotismo de la paciencia.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal