martes, agosto 12, 2008

Día raro

Sí que lo es. El sol no sabe si viene y se va y entretanto, las nubes tampoco se ponen de acuerdo. Mi padre dice que se va al sur, pero al minuto dice que a lo mejor no se va. Mi perro pasa de largo cuando le llamo, sólo pretende comer y el saludar a su dueño no está en sus planes. Los desayunos se hacen eternos mientras la vida pasa agolpe de obras en una ciudad que no se merece tanto expolio de su subsuelo. No hace calor, pero me temo que sudo un poco al ver que las cosas no encajan como debieran en un puzzle que no es mío. Será que el puzzle no me quiere y aquí estoy yo perdiendo el tiempo sin ver venir al hacedor de puzzles. Lo peor es no saber tratar al desconocido, cuando el desconocido no es más que tú pero con otra mirada.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal