lunes, agosto 04, 2008

Gaviotas

Esta mañana sólo estaban ellas, las gaviotas, en la pequeña cala que distingue este puerto de otros puertos. Miraban la vida pasar, como si estuvieran de veraneo y tuvieran muy pocas cosas en la cabeza. Las miraba con un poco de envidia. El ruido de la ciudad me hizo salir de este estado contemplativo con las gaviotas al fondo y el eterno arrullar del mar. La realidad y la ficción siempre luchan en el único terreno donde tienen el campo abierto: la memoria. Anoche soñé en ese campo de batalla. Era un cine. Una película de ciencia ficción que se repetía constantemente. Como en un loop terrorífico no éramos más que nosotros intentando salir de la película, pero la película éramos nosotros y no había manera de escapar. La escapatoria fue la realidad, aunque pensándolo bien, no se estaba tan mal en la ficción. No creo que las gaviotas de esta mañana fueran parte de aquella película de Hitchcock, pero me gusta pensarlo.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal