lunes, julio 28, 2008

Dramas

Ayer por la tarde, mientras mis martinis rojos (estoy enganchado desde que me lo presentaron no hace tanto tiempo) menguaban, escuchaba calladito los drmas de la vida. Siempre el siguiente parece peor. No, no voy a decir aquello de mal de muchos... porque no creo en eso. Creo en la felicidad que llegará como esos días en rojo que todos tenemos, días de esperanza para otros menos esperados, pero que forman el tiempo que les rodea. Hoy, y sin que sirva de precendente, les ruego lean el relato que Juan Cruz con el título de Veraniego firma en El País. Me parece certero y además, nostálgico de días increíbles, solitarios días increíbles.

3 comentarios:

Blogger Jeanne ha dicho...

Parece interesante...

Lo voy a leer ...con el link hacia El País.

Y a vos, también le seguiré leyendo.

:-)

6:56 p. m.  
Blogger Lotte ha dicho...

Ya sabes, el rojo es un buen color, un gran color.

1:38 a. m.  
Blogger tmc ha dicho...

Veraniego,bueno,muy bueno!!!

5:38 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal