viernes, julio 18, 2008

Mujeres

Tuve alguna mujer en mi vida. Ahora no tengo a ninguna, digamos, que no tengo a ninguna en el presente. Las tengo a todas en el pasado y en el futuro, porque no crean, también hago planes con ellas. Supongo que debe ser algo bueno que tengo, pero casi nunca me acuerdo de los momentos malos. Sólo recuerdo los buenos. Mi software, ése que está allá arriba, quiero decir en el cerebro, borra todos los disgustos para convertirlos en anécodtas divertidas que uno siempre pued corregir a tiempo. Así uno se convierte en esclavo de la felicidad, una felicidad que siempre llega cuando menos te lo esperas. Quizá esa neurona que tengo trabajando todo el rato esté cansada de trabajar, pero no me aporta sino buen rollo todo el tiempo. El que me da para sonreír casi todo el rato.

2 comentarios:

Blogger Malatesta ha dicho...

Yo tambén creo que la felicidad me llgará en el momento menos pensado, que todo va ir a mejor siempre. A veces tengo miedo a que se me pase la vida esperando... pero mientras tanto, no me siento del todo mal, salvo días puntuales, como quizá el de hoy. De un tiempo a esta parte creo cda vez en menos cosas (sí en el azar, la física cuántica y quizá en el amor) y soy cada vez más nihilista, pero llegará el día. Y habrá otro hombre de mi vida con el que compartir mi felicidad (no busco la felicidad en otro) y ese, sguro, se llevará la mejor parte de mí.
Saludos!

2:28 p. m.  
Blogger elintenso ha dicho...

matemáticamente, eso es verdad.

5:54 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal