lunes, julio 21, 2008

Futuro

Sigo siendo una mirada limpia. La sonrisa, puesta; las manos humildes, en los bolsillos de una casaca blanca, ya no tan blanca. Un caminar de pato y una nariz personal. Los ojos abiertos y apenas edad en las bolsas que no están. Los antebrazos, largos, sinuosos; la piel blanca, el cabello liso, colorido, desenfadado. No lleva calcetines o yo al menos no me lo imagino. La ropa interior blanca, quizá sedosa o de algodón marfil, como su cuerpo, sin arrugas, sin tiempo para envejecer, joven, niña, quizá nostálgica de los buenos tiempo, acaso su vida desenrolla el pasado que ahora es el futuro.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal