martes, agosto 19, 2008

El refugio de la nostalgia

No, no se trata de una cueva, o de un remoto lugar donde sólo sopla el viento y los pájaros vuelan a sus anchas. Se trata más bien de un lugar mental que está a salvo de la lucha diaria, de los más bajos demonios que uno lleva dentro y del pasado más oscuro. Es ese lugar donde habita lo que uno más puro tiene: la infancia. El otro día cortaba el césped después de más de diez años. Todo el olor de esa hierba recién cortada y algo húmeda me llevó a los momentos de cuando empieza a pensar. Y sí, me doy cuenta de que no pensaba lo que tenía que pensar, o qué diablos, eso nunca se sabe, al menos, nunca se sabe cuando se tiene que saber. Para eso se inventó la reflexión y quizá para eso se inventó el blog. Así que reflexionando llegué al DVD y puse El Dilema. Joder, cómo me reconcilia esa peli conmigo mismo. Quizá necesite un chute de nostalgia, pero para eso existe, sin ella, nos quedamos si memoria, al menos, aquella que merece ser recordada. Aprovéchala.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal