viernes, enero 04, 2008

Nieblas

Anoche no había sombras en el aeropuerto. Apenas había luz. Sólo niebla. Había una película que se titulaba así, Sombras y niebla, ¿o lo soñé? Anoche soñé y me desperté con la radio jugando en mis oídos. Oí algo con respecto a Barack Obama, el candidato demócrata a ser el candidato demócrata a presidente norteamericano. No fue un sueño. Había ganado la primera contienda fraternal en Iowa. Nuca he estado en Iowa, ni siquiera me imagino ese estado con pinta de vaquero. Ahora me debato sobre qué estados, países, regiones del mundo debo visitar o no este año. Viajar se ha convertido en una obligación, porque si no viajo no tengo de qué hablar o a lo mejor, no puedo escuchar si no viajo. Mi cabeza viaja más rápido que yo, y eso puede ser un problema o la mejor solución. Pequeño cerebro el mío, pero gran cabeza. Buenos Aires, Nueva York, China, Moscú, Praga, Ciudad del Cabo, La Habana... podría seguir pero es que el trabajo me reclama y el fin de semana es nuestro.

1 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Sombras y niebla, sí. Homenaje de Woody Allen al expresionismo alemán. La vi, pero no la recuerdo, o la recuerdo entre nieblas. Es la peli de Allen del 91 o del 92, por el curso en el que estaba/novio que tenía cuando la vi. Tengo que buscarme una nueva manera de contar el tiempo, ahora que se me han acabado los cursos y se me mezclan los novios. ¿o se me acaban?

12:52 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal