viernes, diciembre 21, 2007

Tres veces oeste

Por mucho que mire, me lo encuentro siempre de frente. El sol. El que juega con el Teide, el que se asoma por el mar, el que rodea la isla, el que nunca desaparece. La Los aviones también fueron tres, gente que viene, que se despide, que llora, que muere... gente que pasea por donde no se puede y no se cae. Ni siquiera buscan refugio ante el viaje, el viento, el sol que les ciega. Hoy el sol disfrutó después de tanta lluvia que lo deja todo limpio, reluciente, para que el espejo que resulte nos mire a la cara. Día bonito (maldito dolor de cuello)

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal