lunes, diciembre 17, 2007

Voy a por la periodista (no se confundan)

Anoche llegué de Colonia a Madrid. Los mitos alemanes van cayendo uno tras otro. Ya me pasó en Berlín en verano, y lo he vuelto a vivir en Colonia en invierno. Gran país con numerosos tesoros, pero como siempre la gente, la nueva gente, la gente que trabaja, que coge el metro, que pasea, que te sirve el desayuno, ... es lo que voy a echar de menos. La próxima vez será pronto. Antes de llegar a Madrid compramos el ABC con la entrevista a Aznar en primera plana. Pero no voy a ir a por Aznar, ese ser. Voy a por la periodista. No me acuerdo de su apellido pero sí de que se llama Josefina. La alfombra roja que le pone al estadista es de vergüenza ajena. Y con un salto mortal me dedico a pensar en periodistas anglosajones y en su forma de hacer periodismo. Y me acuerdo de Edward Murrow y su lucha contra el Maccarthismo. Y su lucha por que el periodismo triunfe o sea la verdad. Porque se supone que el periodismo es la verdad, pero esto no es más, en este momento, que un puro anacronismo en todas nuestras pantallas, en todas nuestras vidas, en toda nuestra dignidad. Así que sí. Soy pesimista. Pero todavía me río, ¿eh?

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal