martes, agosto 26, 2008

400

Hace muchas horas, días, incluso meses que no hago el amor. Ni siquiera tengo sexo con nadie salvo conmigo, claro. Venirme a Tenerife a contemplar la vida sin una terraza que echarse a la boca es una de las mejores cosas que me han pasado. ¿Es verdad o sólo me engaño a mí mismo? Seré crítico y diré que no es verdad, que me he engañado, que he creído en mí más de lo que debería y que ahora este rollo asexual me afecta a las neuronas. Puede ser. También puede ser que no tengo muchas neuronas. Pero también puedo ser condescendiente conmigo mismo. Y callarme la jodida boca.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal