martes, enero 08, 2008

Explicaciones

La vi arrastrando una pesada maleta por la acera donde todavía no daba el sol. Parecía que llevaba su vida en aquella cosa que se movía a base de empujones y de ruedas. Llevaba dos en la parte de atrás. No debía de haber dormido durante toda la noche. Quizá el amanecer la pilló despierta buscando el teléfono de los taxis, pero no lo encontró. Así que se tuvo que armar de valor y salir por la puerta principal con sólo una maleta. Llamó al ascensor pero no recibió respuesta. Así que se dirigió a la escalera. El ruido de las ruedas contra las escaleras fue lo último que oyó de su casa. Fue un ruido seco y desagradable que la hizo llorar. Por eso tenía el rimel corrido cuando la vi refugiándose del sol. Su marido aún no había llegado. Tampoco le esperaba. Estaba sola y desesperada. Eso lo explica todo.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal