domingo, octubre 28, 2007

Las paces

Ayer soñé. No es que sea una novedad porque se supone que soñamos muchas veces. Pero esta vez me acuerdo y creo que me acuerdo porque hice las paces con una amiga con la que no hablo desde hace años. Muchas veces es díficil, y otras imposible llegar a superar este tipo de situaciones que se dan un poco por el grado de niño que siempre (menos mal) llevamos dentro. Pues anoche ese niño lloró y esa niña lloró y nos abrazamos. Y nos reímos. Me gustaba su risa. Era contagiosa, y a veces no paraba hasta caer al suelo rendida, agotada, inagotable que era ella, que es ella. Ahora es jueza y anda por la provincia de Zaragoza. Alguna vez la he espiados en Internet para ver cómo le va. Estoy seguro que ella hace lo mismo. O no. Pero prefiero pensar que sí.
Y le va bien. Era la más lista de todos nosotros. con diferencia. Hablaba de autores italianos desconocidos para mí. Ahora conozco mejor a Negri que era un poco como su ídolo. Tenía en mente muchas cosas que sin duda llegará a hacer. Cómo construir una política penitenciaria mejor y más justa con las personas que son maltratadas por la vida, era muy feminista, muy justa y muy política y muy volcánica y a la vez muy dulce. Me gustaba ella. Ahora no sé nada de ella. Le gustaba ir al teatro. Y ...
Pero anoche reimos juntos. Y todavía me acuerdo del sonido de su voz. ¿Cómo tendrá el pelo? Apostaría que corto y oscuro. Ojalá nos volvamos a ver. Aunque sea en sueños.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal