lunes, octubre 29, 2007

¿Hacia rutas salvajes? Ya estamos con los dobladores de titulos

Iba a hablar de la peli, que es un retrato formidable de la América que menos se ve en las pantallas, ya sean de cine o de tv. Gente que te conquista desde el corazón y de la mente, porque en ese país donde dicen que sólo hay armas y gente sin escrúpulos, hay toda una sociedad mixta, hecha a sí misma, y por lo tanto con los mismos defectos y virtudes que todos nosotros. Into the wild recorre así de este a oeste un país con una geografía exquisita, con unos seres que quieren estar al margen, o más bien que quieren vivir su vida tal como les dicta el corazón. A la cabeza el protagonista, que puede resultar un tanto pesado al principio, pero que escarba en su visión del mundo para encontrar aquello que busca y que sin embargo no puede compartir. Mención especial para Catherine Keener. Su personaje y el de Hal Holbrook ya están en la lista para llevarse los oscars a los mejores secundarios. Aunque mejor que los oscars que se lleven es que se queden con nosotros un tiempo, en esa retina que hace mucho tiempo no nos deja nada. Conmigo duerme ese viejo que desafía las leyes naturales escalando una pequeña montaña o esa señora que con alma de hippie va dando lecciones formidables de admirar la vida.
Pero todo esto no tiene importancia.
Después de ver la peli en uno de los cines más incómodos que recuerdo, nos encontramos con Vinder, un chaval que nos pidió un cigarrillo: Era de Orlando, de la tierra de Mickey Mouse y nos dijo que había conocido a Eddi Veder (cantante de Pearl Jam y compositor de la excelente banda sonora de la peli). También nos habló de un amigo suyo (no recordaba cómo se llamaba pero de lo que estaba seguro era de que había nacido en uno de estos países que se había desmembrado de la URSS) que vive en San Francisco y nos dio su teléfono para ahorrarnos un dinero y quedarnos con él los días que pasemos allá. Belén luego me dijo que en realidad le había gustado. Yo me reí. Son esos personajes de los que habla la pelí, más allá de la aventura de acabar en tierra de osos pacíficos. Por cierto, nos contó que la peli basada en una historia real la habían escrito a través de los comentarios de la gente a la que fue conociendo Alex durante su periplo. Ahí hay un documental. Supongo que lo harán. Porque como muchos de vosotros ya sabréis, los americanos hacen muchas cosas muy bien. Into the wild, es una de ellas.
Porque me acabo de encontrar con la traducción del título al castellano y se me ha olvidado por qué me enamoré de estos personajes.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal