lunes, agosto 14, 2006

Todo está en la imaginación



Es sólo un mero comentario a raíz del visionado ayer de Vivre sa vie de Jean Luc Godard que unos cines de Madrid ha tenido a bien reponer en estas fechas de asueto. Sabemos que está todo inventado pero no lo podemos afirmar hasta que no nos damos cuenta in situ de ello. Ahora comprendemos cómo Lars von Triers es un genio (y a la vez, el mayor hijo de puta bien entendido que ha parido el cine en los últimos años) y no sólo por lo que hace sino por lo que ha copiado de Godard. Las traslaciones de capítulo a capítulo, casi de secuencia en secuencia, de Vivre sa vie recuerdan, trasladan vivamente a las dos últimas pelis del genio danés. Manderlay y Dogville beben directamente de la música, del ritmo, de lo hiriente que no se ve, del desasosiego que provoca lo que creemos que pasa en donde la imaginación se pone a trabajar. La imaginación y el cine. Aquí hacemos una breve incursión en la peli que ganó el oscar este año a la mejor película: Crash. Cientos de discusiones hemos tenido alrededor de esta película. Sólo vamos a hablar de un detalle que muchos recordarán, otros no. En un momento de la película el guionista y director Haggis nos saca de dudas respecto a la naturaleza de la balas que no matan a un niño y a su padre. Maldita explicación que mata la imaginación que nos pudo regalar la película en un momento dado. Imaginación que nos ofrece a borbotones desde el primer plano de créditos el guionista y director Godard.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal