lunes, julio 31, 2006

La memoria histórica


No, no vamos a hablar de la ley que acaba de promulgar el gobierno sobre las víctimas del franquismo. Aunque no será porque no tenemos ganas. Nos queremos referir a la llegada de inmigrantes que se produjo este pasado fin de semana a una playa de Tenerife. Y lo hacemos porque en el mes de junio publicábamos un artículo sobre las medidas que pregonaba el gobierno sobre la ayuda a esta gente y la diferencia que había entre medidas y la realidad. El gobierno se ha dado de bruces otra vez con la realidad y por supuesto, sigue siendo mentira lo que dijo el director de la guardia civil acerca del gran despliegue para que esta gente no se muera en nuestras costas y en nuestras playas. ...

...cuando un 4X4 de la Guardia Civil aparcó en la carretera que bordea la costa. Del todoterreno salió la pareja de la guardia civil de turno a la carrera. Uno de ellos se acerca a un guiri que estaba paseando por la playa y le empieza a hacer señas. El guardia civil quería algo del guiri. A cincuenta metros pudimos comprobar que le estaba pidiendo mediante señas (imagino no sabía inglés; el guardia civil me refiero) sus prismáticos. El buen guiri pasados unos segundos de tensión se dio cuenta y gentilmente se los cedió. El guardia civil miró por los prismáticos hacia el horizonte y diez minutos después se divisaba una fueraborda naranja que traía hacia la costa un cayuco lleno de personas sin papeles (o de inmigrantes ilegales)...

Suponemos que los medios de los que hablaba Mesquida eran los cientos de guiris con el pack del Coronel Tapiocca que inundan nuestras playas.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal