jueves, julio 27, 2006

¿Hay alguien ahí con criterio? (la pregunta es irónica)


La curiosidad puede con el ánimo. O así debería ser en todos los órdenes, pero hay momentos en que te ataca la impaciencia. Ésta que podía ser la frase de un filósofo especialista en ética de la vida, sin embargo, no deja de ser una descripción de lo que nos pasa cuando nos sentamos delante de la tele a hacer el penúltimo intento por no sentir vergüenza ajena por algo que estás viendo.

O al menos fue lo que nos pasó cuando vimos ayer un capítulo al azar de Amistades Peligrosas, una nueva serie de ficción de Cuatro. Producida por Boca a Boca, y para hacer un resumen lo más corto posible, se trata de una serie de amigos que se reúnen diez años después inopinadamente para dar rienda suelta a todo lo que no acabaron hace una década. Aunque visto el capítulo, lo del argumento es lo de menos. Simplemente la verborrea de frases hechas y lugares comunes por minuto nos deja sin aliento. Contamos cinco en un diálogo de poco más de un minuto. Entre otros: “Me levanté con el pie izquierdo, tarde de perros,…”. Claro, pensamos luego, es la misma dialoguista que trabajaba en SyM.

Eso sí, como colmo a la originalidad había un bar, sí, y se llama el Star System. Nuestra cabeza estalla y da vueltas pensando en cuantos bares parecidos hemos visto en nuestras series. Para colmo era tan parecido que el de la serie de Divinos, otra bufonada intragable, que diríamos que era el mismo. El tema de la música raya en lo delictivo. Las mismas notas de piano mustias como de hace cuarenta años presiden los momentos más ¿interesantes? de cada capítulo que vienen a ser unos 30 por entrega. Acaba uno del pianito hasta las narices, pero ellos erre que erre lo repiten hasta el hartazgo. ¿Por qué? Las mismas cortinillas entre escena y escena de corta y pega de alguna otra serie de la factoría sazonan todo hasta decir basta. No vamos a entrar aquí en el nulo trabajo de actores que no hay a lo largo de cada capítulo.

Así que le damos dos semanas. Al tiempo.

6 comentarios:

Blogger El Josep ha dicho...

Totalmente de acuerdo con lo de la serie, pero no con lo de la ética. Creo que debería ser al revés. El ánimo debería poder con la curiosidad, y luego que cada uno elija. En cualquier caso, la serie resulta ridícula.

3:20 p. m.  
Blogger elintenso ha dicho...

Lo que queremos decir es que hay que tener mucho ánimo y mucha moral para seguir viendo algún capítulo entero de alguna serie española. Clama al cielo y por favor, en los mass media cada vez oimos más aquello de que las series españolas no están tan mal. ¿Hola? Diría Tarantino: Dejemonos de comernos las pollas...

5:27 p. m.  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Que pena!
Con los genios que te encuentran por el mundo con un buen guión entre las manos. Pero cuando se conozcan, el mundo de las series españolas dará un vuelco (el matiz no se definirlo en este instante, el oasis en el que me encuentro no me lo permite) ¿? La veo para poder comparar, que podré seguro ;)

5:39 p. m.  
Blogger El Josep ha dicho...

De acuerdo en todo. Hace un par de días vi un poco de Los hombres de paco. Tuve que quitarlo.

8:59 a. m.  
Anonymous Anónimo ha dicho...

"eljosep" veo que no has sabido captar el tono de esta serie... Tienen el mismo carisma que las telenovelas sudamericanas que se rien de si mismas. Yo te invito a que la veas desde la mofa...seguro que la sigues quitando pero te pasará igual que con el arte moderno! Se entiende aunque a veces no se comparta!oh!

5:28 p. m.  
Blogger El Josep ha dicho...

Probaré...

10:56 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal