lunes, junio 16, 2008

Fantasmas

No tuve buena noche. Soñé, más bien pesadilleé. Sí, palabra inventada, pero para qué si no van a estar los blogs si no para inventar. Bueno, anoche yo era un chaval interesado por el arte que acababa en el País Vasco viendo cómo era la remodelación del palacio de Ajuria Enea (que así en castellano parece el nombre de un bar que cierra tarde). Allí me hacía amigo vete tú a saber por qué del mismo Mariano Rajoy. De buenas a primeras dos etarras a los que veía perfectamente la cara nos mandaban tirarnos al suelo y nos pegaban dos tiros tanto a Mariano como a mí. Esto era curioso porque pasaba todo a cámara lenta como si yo fuera el realizador de la acción. Bueno, en cierto modo lo era, pero ustedes ya me entienden. Se supone que después de eso la ambulancia tardaba unos 25 minutos y yo terminaba en Sevilla con un terrible dolor de espalda y de corazón. Por en medio me encontraba con Gael García Bernal y le contaba mi historia. A él se la soplaba como no podía ser de otra manera. A todo esto tenía todo el rato pegado a mí a un policía resabiado y mayor que era como mi confidente, una especie de detective privado que se las sabía todas, pero cuya vida era una puta mierda. En fin... fantasmas en mi mente, que desaparecieron nada más ponerme en pie y agitar mis legañas.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal