miércoles, junio 04, 2008

Oraciones

Aterrizo en Madrid y me fijo en los zapatos. Va a ser patológico esto. Aquí parecen los zapatos más limpios que en Barcelona. No hay chanclas, bueno sí, una, pero pno parece una chanlca de guiri, de esas que brillan en Barcelona a cada paso que das. El sol me sorprende ya en la calle. He salido de las catacumbas de Madrid, ese agujereado queso que planifica nuestra vida a golpe de estación. Pinar del Rey, Colombia, Gregorio Marañón, parece la selección española de hace medio siglo. Almuerzo en el restaurante de enfrente donde me tratan bien y espero haber elegido bien el menú. Rezo por ello. Finalmente oigo cómo los camareros van a comer mero empanado. Como el que estoy rebañanado en ese momento. Mis oraciones han sido oídas.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal