miércoles, mayo 21, 2008

Injusticia

El otro día oía a una chica que por la radio justificaba su torpeza en el mundo real por el excesivo intervencionismo de su otro yo, una especie de caso análogo al de Superman sin capa protectora y sin vista con infrarrojos. A muchos les debe pasar lo mismo. El objeto es muy dificil de cuantificar, pero ese gen existe. Es como un Dios pagano que le revienta que los derechos sean masacrados, que los débiles sean los perdedores, que el dinero lo pague todo y que no exista otro mundo quizá más poético, menos sanguinario, es decir, mejor. Hoy, ayer, mañana,... veremos a toda esa gente que muere en la China pobre, aunque estas palabras no se puedan decir en la misma frase o cómo la gente se desangra en Myanmar por entre otras cosas, la existencia de un Junta Militar totalmente Kafkiana y si nos fijamos en Africa, ... Mejor será que guarde este yo para otro día.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal