lunes, junio 09, 2008

Periplo

Ha sido largo. Diez días, mucho viaje, de aquí para allá, nuevas caras, nuevos gestos, mesas llenas de papeles, sillas incómodas, ... Ya vuelvo a hacer la maleta para regresar a la isla. Esta mañana desayunaba mientras le prestaba ayuda a Eduard Fernández en su diario visitar de periódicos. Mientras un hombre con pinta de obrero de la construcción sacaba con mimo un libro antiguo de un paquete a su nombre. Lo miraba con extraño agrado. Me pasé por la radio. Allí saludé. Anna, como siempre, muy simpática. Tiene algo esa chica que mira por La ventana. Olga hizo que mi estancia fuera rápida, pero tranquila. Hasta me tropecé con una chica que me saludaba a la vez. Barcelona no termina de decidirse por el verano. Ya vendrá.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal