miércoles, enero 23, 2008

Los seres (in)humanos

Si falto a mi cita en el blog, es por mi culpa. Sí, esto tan raro de decir que uno tiene la culpa uno todavía lo puede hacer. El fin de semana pasado me encontré con un par de conductores suicidas viniendo del sur de Tenerife al norte: uno le iba picando las luces a todo el mundo y el otro daba bandazos desde la mediana hasta el arcén. Uno termina pensando que a la gente le importa poco la vida. Y claro, con ella la de los demás. La mía por ejemplo. En mi caso, siempre me ha quitado el sueño acabar con mi vida en un accidente de tráfico. Sería una enorme estupidez, lo malo es que esa estupidez puede no ser tuya sino que depende de la estupidez de los demás. Y en algunos casos, como los que comento, la estupidez es infinita. Y en estos casos, la paciencia tiene que ser infinita. Así que si los que aquí leen esto, se les ocurre luego coger el coche para hacer el estúpido que mire, por favor, si yo también estoy en la carretera. De ser así, abstente, pedazo de hijo de puta.

2 comentarios:

Blogger tmc ha dicho...

Ya tengo disfraz...

10:30 p. m.  
Blogger elintenso ha dicho...

Guay...

9:36 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal