viernes, enero 18, 2008

Leyendo

Sí, he estado un poco perezoso ultimamente. Es que a veces la realidad no te deja escribir sobre ella, sobre todo, si es la de uno. Hablar de mí siempre se me ha dado mal, aunque seguro que hay gente que piensa todo lo contrario. Ojalá, que diría el otro. Bueno, hablando de realidad, esta mañana he estado a punto de presenciar un accidente cuando me dirigía al trabajo. Ha faltado un segundo para que un camión se llevara por delante a un Ibiza que venía a mil por hora saltandose el ceda al paso. Y eso me ha hecho en lo fugaz que puede ser la vida. Hay gente que se va muriendo de apoco, con todo hecho, con todas las letras firmadas, pero qué pasa con la gente que se muere por que sí, sin haber cumplido sus sueños, sin conocer a la mujer o al hombre de su vida, sin viajar a Nueva York o a Madagascar o incluso a Pekín, sin... En fin, esos pensamientos duran lo que duran y a mí me duró ese segundo y ahora que lo escribo. Me gusta el sol porque me recuerda que estoy vivo y que formo parte de algo. Por eso, leo el periódico y miro el sol. Él también me mira, aunque no sé yo si mira el periódico. Seguro que tiene cosas más importantes que hacer...

1 comentarios:

Blogger MademosilleJulie ha dicho...

yo siempre he querido ir a Madagarcar...
no me preguntes por qué...

2:02 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal