domingo, junio 18, 2006

Se nos ve el plumero desde hace siglos


Impulsados como estamos después de la lectura de El hombre secreto (la verdadera historia de Garganta Profunda) de Bob Woodward, queremos sopesar cuánto han cambiado las cosas de aquí a hace unos años. Nos situamos en el año 80. Nixon declaraba ante el gran jurado como testigo en un asunto de seguridad nacional estadounidense. Venía a decir el expresidente dimitido que el terrorismo internacional era una grave amenaza y que eso merecía la toma medidas extraordinarias. ¿No les suena de algo esta afirmación? Esta composición de lugar de Nixon venía a cuento de unos allanamientos ilegales que el FBI había estado realizando a familiares de los llamados wheathermen, considerados por el gobierno americano de aquel entonces, lo que llaman Al Qaeda ahora.

Es de especial interés una frase de Mark Felt, el famoso Garganta profunda: "Pero esa gente había admitido su responsabilidad en cientos de atentados y queríamos ponerlos fuera de la circulación... era nuestra obligación. Creo que he observado el espíritu y la letra de la constitución... no se puede permitir que los derechos de una persona prevalezcan sobre los de cientos". Y una última del propio Richard Jefferson, uno de los padres de la patria norteamericana: "Las leyes de la necesidad, del instinto de conservación , de salvar a nuestro país cuando está en peligro son una obligación más elevada. Perder nuestro país por una adhesión escrupulosa al derecho escrito sería perder el derecho en sí". Resumiendo, como diría Sabina, Estados Unidos vive en un estado de necesidad y de ansiedad por salvar su patria desde hace mucho tiempo. Sólo así se entienden Guantánamos, Vietnams, Iraks, Al Qaedas...

La duda que nos queda es qué tipo de sociedad va a quedar después de que estos locos patrióticos la salven. Aunque estamos seguros de que más rica, seguro. Bush es sólo un eslabón en esta cadena de locos. Habrá más.

1 comentarios:

Blogger SR.B ha dicho...

como diría homer...U S A!!!

11:20 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal