domingo, octubre 19, 2008

Llorar

Ayer veía una película en la que el actor principal confiesa que no había llorado en doce años. Uf, qué vértigo, pensé. Pero si pienso un poquito más y eso no es difícil si duermes arrullado por el mar, creo que llorar es más bueno que reír. Al menos más complicado en el mundo violento y rápido de hoy en día. Para llorar hay que pensar y pensar, quedarse quieto con uno mismo, mirarse más allá de los diálogos que mantienes casi sin querer, es casi imposible. Por eso doce años se me antojan pocos.

3 comentarios:

Anonymous Carmen Coello ha dicho...

Querido mío que bueno es llorar; lloré y lloré hasta que me quedé sin lágrimas. Hace meses que no lloro, lloro por dentro, por la injusticia, por la pobreza, por la maldad, por la manipulación. No obstante, hoy por hoy cada vez sonrío más y te diré que hasta me asusta, nunca pensé llegar a ese punto . Así cuando me miro al espejo o me veo en una fotografía digo: para tener casi 56 que guapa estás, que bien te veo, que feliz te sientes, ¡no te conozco Carmen!.
También es que ya no tengo abuela y como algunos son los que me alaban y otros callan, me alabo yo misma.
Saludos

3:01 p. m.  
Blogger elintenso ha dicho...

Hay que querese mogollón como diría una amiga mía

9:04 p. m.  
Blogger Lotte ha dicho...

Pero llorar no implica tristeza. Yo he llorado simplemente por emoción, yo he llorado por alegría, yo he llorado después de hacer el amor con pasión y placer.
A mí sí que me resulta demasiado tiempo doce años sin llorar. Y doce días.

8:47 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal