lunes, octubre 09, 2006

Profetas en su tierra


Hace no mucho imaginábamos en esta ventana cuál sería la próxima bienvenida que se les daría a los inmigrantes que quieren llegar a nuestro país. Hoy El País saca una información en la que cuenta cómo el ministerio de Defensa y el gobierno, o sea el estado, estuvo pensando en la posibilidad de recibir a los inmigrantes con barcos de guerra. Al final, dice el periódico, el ministro del ramo se opuso, lo cual quiere decir que había personas dispuestas a llevar a cabo esa idea no tan futura.

Justo lo que imaginábamos que podía pasar. El futuro no está tan lejos. Por eso, cuando en Children of men, la nueva película del mejicano Cuarón, se nos cuenta una posibilidad de futuro, éste ya no nos parece tan lejos. Ni siquiera es una posibilidad. Es la posibilidad. Es el mañana. ¡Que digo! Es hoy.

1 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Mañana es hoy para muchas cosas, pero fundamentalmente para nosotros, los que por azar o por destino nacimos a este lado del mar, al otro no hay mañana, ni siquiera hay hoy.... Quizá, siendo eso así, lo más importante es tomar decisiones de verdad, afrontar nuestra suerte y su desgracia, y por supuesto nuestra parte de culpa en que esto sea así, que es mucha.
Quizá este Gobierno no nos ha dado soluciones efectivas de momento, y lo que es seguro es que los señores de la gaviota tampoco las darán, llevan un juego tan sucio que utilizan el alegato como táctica de campaña, en fin eso ya lo sabemos.... Acaso si los Zaplanas y Aceves tuviesen hambre y ninguna opción de una vida mejor se resignarían?... Me reservo la opinión. No seamos farolillos de casa ajena y sí un pquito más humanos, por favor.

10:40 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal