jueves, septiembre 28, 2006

Spanish shame (o vergüenza ajena)


¿Por qué será que no nos sorprende la noticia de la que más abajo nos hacemos eco?
Hace no mucho en este país nos hacíamos cruces porque la niña Klampusch había decidido conceder una entrevista seria, mucho más seria de lo que en este país sería deseable, a una televisión austriaca. Y claro, lo que de verdad nos sorprendía era que no la persiguieran por la calle, que no la fotografiaran en top less en alguna playa desierta, que no le lanzasen preguntas estúpidas cuando paseara camino al colegio, o que no la persiguieranen coche, o que no la dilapidaran por dejarse secuestrar en un debate con periodistas a las cinco de la tarde, a las ocho de la tarde o a las once de la noche,... Por eso, era tan extraño todo, ¿verdad, señores de la tele?
Shame on you, y si no lean:

El padre de Natascha Kampusch, la joven austríaca recientemente liberada tras ocho años de secuestro, y un cámara español de televisión se han enzarzado hoy en una pelea que terminó con este último en el hospital por heridas leves, informaron a Efe fuentes policiales austríacas.
Se trata de un cámara del programa de reportajes impactantes que presenta Emilio Pineda en Telecinco, "El buscador de historias" (sábados y domingos a las 19:45 horas).
Los hechos se produjeron en el casco histórico de Viena sobre las 11:30 hora local (9:30 GMT), después de que un equipo español de televisión formado por tres personas siguiese a la joven, a lo que su padre, Ludwig Koch, respondió recriminándolos y se enzarzó en una discusión que acabó en las manos.
Los dos protagonistas de la pelea han sido denunciados pero no detenidos, informó la policía.
Los periodistas justificaron su actuación asegurando que en España es lícito y usual grabar a personas en la vía pública, explicó un portavoz policial, que no pudo precisar el nombre de la cadena para la que trabajan.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal