viernes, septiembre 22, 2006

Sólo dos lineas (de ropa)


No nos vamos a detener mucho en la nueva serie de la Obregón.
El personaje que ella se ha creado le ha pasado por la derecha y a toda leche y ahora navega sin rumbo dando mamporros a todos aquellos que han osado con meterse con ella (la mujer de Beckham, el tomate). El guiñol se ha quedado corto estos años. La pseudo cortina de humo que se monta para prestigiar su serie dandole unos brochazos a la serie de películas de culto de toda la vida para poner un poco de glamour al personaje irrefrenable que ella interpreta, pertenece a eso, a su mundo, que definitivamente ha echado el cierre y al que es muy dificil entrar. Las llaves, por supuesto, las tiene ella y parece que a buen recaudo.
En fin, una manera un poco esquizoide de ajustar cuentas con todos aquellos que no se han rendido a su encanto (si es que lo tiene). Durará poco. Menos mal. Otra cosa sería preguntarse quién es el indocumentado (llámese director de una televisión privada) que la deja hacer estas cosas y encima le paga lo que no está en los escritos. Más imbéciles al canto.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal