jueves, junio 01, 2006

Bolivia o el sueter que menos abriga


Aunque estemos casi en verano, y aquí en España haga hasta mucho calor, nos vamos a poner el sueter (es una especie de canarismo) o el jersey de Evo Morales. Está claro que si leemos los periódicos de cualquier tendencia o si oímos las radios que normalmente se escuchan, esta medida de ponerse el jersey es la más impopular por mucho que se tilde a Morales de ser un populista. Pero el tema de la nacionalización del subsuelo tine muchas ramificaciones que aquí no podemos incluso soñar (¿o pesadillear?). Empecemos. Todos los países civilizados (y muchos que no) han nacionalizado su subsuelo. Esto es, lo han hecho estatal o nacional como prefiramos denominarlo. Así, que hasta aquí parece todo correcto. Pero hete aquí, que esta nacionalización y renegociación subsiguiente de los contratos ligados al petroleo y gas boliviano ha tropezado con que una de las empresas perjudicadas es española. ¡Pobres!, hemos pensado todos. ¡Van a dejar de ganar tropecientos miles de millones de euros!, clamamos al unísono. O sea que un derecho público, el del estado boliviano, y un derecho privado, el de los contratos de cesión del subsuelo chocan de mala manera. ¿Quién tiene razón?.

La respuesta no es sencilla, pero tampoco es la que han dado todos los medios de comunicación saltando a la yugular de Evo Morales, que ganador de las elecciones democráticas llevadas a cabo en este país, y en cuyo contrato con su ciudadanía, esto es, su programa electoral, llevaba esta medida tan impopular como uno de sus grandes retos (aquí hacemos un parentésis: ¿no parece esto muy similar a lo ocurrido en Palestina? Nos explicamos: todos los gobiernos democráticos apoyaban las elecciones en aquel país, es más tirabamos cohetes de contentos hasta que las electores democráticamente eligieron a Hamás como sus legítimos representantes. Ahora a todos estos países nos parece un desastre. ¿En qué quedamos? ¿O tenemos que enumerar todas las razones que desde hace decenios han hecho de Hamás el partido más votado en 2006?). Hecho el parentésis, vuelvo al tema de Bolivia. Morales y su gobierno quieren gestionar sus recursos naturales. ¿Por qué?.

Primero y último, porque Bolivia es uno de los países más ricos en recursos naturales de América Latina pero es el más pobre. ¿Esto no es suficiente razón como para que quieran progresar, para que quieran gestionar lo que es suyo? Segundo y penúltimo, ¿será porque todos los gurús de los mass media, esos que dicen que es una locura, que van a ser poco competitivos, que van a ir al desastre, piensan que con Repsol, o Agip, o Petrobras, Bolivia va a mejorar, su población va a salir de la pobreza extrema, ...? Creemos que no piensan en eso. Y si alguien todavía piensa que estamos equivocados, nos remitimos a los indicadores económicos de Bolivia y alrededores y es que, a veces, las cifras cantan. ¿O habría que ir a las cuentas de resultado de esos mass media para ver cuanto dinero se deja en publicidad esas compañías, o ir al accionariado mismo de esas compañías, o a la composición de sus consejos de administración, o a las firmas de nuevos contratos con bancos, aseguradoras, etc...?
Por cierto, en este blog no tenemos ninguna acción bursatil de Repsol, Agip o Petrobras...

Un último apunte: Esto ocurre más en la derecha, pero el espectáculo lamentable de que salgan todos los políticos y líderes de comunicación agitando la bandera española en pos de los pobres de Repsol, es algo que nos hiela el alma. ¿Alguien los ha visto a estos mismos agitando la bandera de la vivienda digna, que también es española porque nos ocurre a nosotros, en alguna de las concentraciones que se están celebrando estos días? Por cierto, la próxima este domingo a las siete de la tarde en los centros neurálgicos de ciudades españolas. Eso sí, no es obligatorio venir con sueter o jersey. Si eso, traeros alguna protección corporal. Por si acaso.

4 comentarios:

Blogger cualquierdia ha dicho...

Cualquier periódico, sección de economía.

Página par: endesa y la opa alemana. Necesidad de que el accionariado de la mayor empresa eléctrica del país sea española.
Página impar: la nacionalización del subsuelo boliviano. ¿Cómo van a hacer eso a una empresa española?

Conclusión: hipocresía periodística.

3:22 p. m.  
Anonymous PreocuPardillo ha dicho...

Tres funcionarios enseñan a un joven cómo encogerse para caber en una solución habitacional.

5:56 p. m.  
Blogger WeLoveAlexis ha dicho...

¿Hipocresía Periodística?

¿Y eso qué coño es? Veamos... una antinomia, ¿quizá?

La prensa,según está admitido -lo cual, a su vez, es discutible- ha de aspirar a la objetividad. La hipocresía, como condición, remite por oposición a valores como la honestidad, el compromiso y la integridad. Que alguien me explique entonces como se hace (en este mundo) para que una prensa sea a la vez objetiva y... ¿hipócrita? ¿Decente?

¿Sirve La Razón? Sin duda es el diario menos hipócrita de este país.

Señores, la prensa está para informar, exponsiendo sin pasión. Dejen los valores -como la hipocresía- para el fútbol.

Dios.

7:14 p. m.  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Yo estoy de acuerdo con Cualquiera. En mis tiempos, en un ejercicio de honestidad, quise trasladas la sede de Naciones Unidas a Kabul. Les decía: "Señores, así estarán ustedes más cómodos, sabiendo que no se gastará el dinero de la ONU en canapés".

Un inciso: los canapés de la ONU, lo sabe cualquiera en Nueva York, son GLORIOSOS. Se dice que una vez Khrutshev se puso ciego de orujo gallego en mal estado -regalo del embajador español- y de tostitas con queso de brie y anchoas. Luego, delante de la Asamblea General, le dio por quitarse el zapato para matar una cucaracha que corría sobre sus papeles. Aunque el mundo interpretó el gesto de otra forma, y hubo hasta quienes decideron dar un vuelco a su política internacional evlentonados por dicho gesto -Fidel Castro y el Mariscal Tito, entre otros-.

El caso es que el Secretario General (Pérez de Cuéllar, que no era pariente de aquel otro Cuélla que juagaba en el Barça. Bueno, quiezá el pretérito imperfecto -jugaba- le venga grande) se negó. "Kabul?", me preguntó con aires de muy mala leche. Luego añadió nosequé de suputamadre, que, imagino, debe ser algún asentamiento maya muy conocido en su país.

El caso es que yo lo veía claro, y pensaba que era un poquitín hipócrita andar liando la que estaba liando por América Latina, África y Asia con la ONU -y sus canapés- incrustrada en Nueva York.

Pero no me hicieron caso. Desde entonces, me esfuerzo en olvidar, ya que nunca me ha gustado sentirme hipócrita.

Fmado. Ronald Reagan, alias Ronaldynhe.

7:29 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal