domingo, junio 07, 2009

Obama

Seguramente el presidente norteamericano haya leido esto:

"Apenas votado en las Naciones Unidas el reconocimiento oficial del nuevo Estado de Israel, éste se vio atacado desde todas partes por ejércitos árabes. Lippmann, como muchos judíos norteamericanos asimilados, nunca se había mostrado especialmente entusiasta por la creación de un estado sionista. Se oponía a la partición de Palestina y pensaba que la única solución era crear una confederación de árabes y judíos. Calificando de "disparate" que Londres y Washington no fueran capaces de imponer la paz en la zona, afirmaba que "de todos los problemas realmente difíciles del mundo", el conflicto árabe-israelí era "uno de los más sencillos de resolver". Su propuesta, bastante sensata, consistía en que Israel y Jordania, Estado cliente británico, firmaran un tratado de paz para después crear una confederación palestina bajo tutela británica y norteamericana. Tal solución acabaría con la controversia entre Londres y Washington sobre el sionismo y con el escándalo que suponía la existencia de un "ejército satélite británico" -se refería a la Liga Árabe de Abullah- que desafía una resolución de las Naciones Unidas. En una carta dirigida a Lewis Douglas, el embajador Norteamericano en el Reino Unido, Lippmann proponía que, para defender la confederación judeo-árabe que proponían las Naciones Unidas, EE.UU debía negarse a conceder préstamos, suyos o del Banco mundial, a Israel o Jordania por separado, y concedérselos únicamente a una unión económica que incluyera a ambos".

Pues eso. Y de esto hace 60 años.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal