sábado, mayo 23, 2009

Etica y estética

Corporativismo. Sin duda, una de las lacras de la humanidad. Si un político o política es imbécil o hace imbecilidades, ya saldrán sus compañeros a ayudarle, no vaya a ser que a ti te ocurra lo mismo. Y así sucesivamente. A esta clase política le dieron algún curso de no ética política (leer sólo lo que te viene bien, no oír o hacerte el sordo de las cosas que no quieres oír, volverte ciego, curriculum no importa, lealtad antes de profesionalidad, gastos y dietas que las pague el presupuesto, tonto el último) al que uno no asistió. La capacidad de desvergüenza ya se mide en gigas (ahí tenemos a los Zerolos, Soria y cía). Gran ejemplo para las generaciones que vienen o que ya están. Ni en la estética se salvan, pues no dejan de ser, ellos lo dicen, en gente del pueblo y para el pueblo, aunque se lleve el bigote recortado. La noche en la que se ha metido la política de este siglo se tiñe cada vez más oscura.

2 comentarios:

Blogger Carmen Coello ha dicho...

Pues no estoy de acuerdo, yo practico la política y sé perfectamente que se cuecen habas en todos lados. Por esa razón callo en lugar de defender lo indefendible; ya sé lo que piensas que debería denunciar públicamente a los míos, ¡ya lo vez lo que hago es callar! que ya es más de lo que hace la mayoría

12:48 p. m.  
Blogger elintenso ha dicho...

Todos los políticos en este punto opináis lo mismo. Por qué será, me pregunto.

2:16 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal