lunes, mayo 25, 2009

Wilco

¿O será cómo huyen del mismo sonido para juguetear con guitarras, bajos, batería, teclados, ... para así poder conmoverse por lo nuevo y animarnos a participar? Para definir un concierto basta con mirar la cara de la gente después de él. Las que vimos en Santa Cruz este sábado, ya rozando el domingo, era de gente que había contemplado un espectáculo sin par en el mundo el rock, del pop, de la psicodelia y del buen rollo, porque además lo hubo y mucho. Unos pequeños ingredientes para unas dos horas magníficas.

1 comentarios:

Anonymous Cibertecla ha dicho...

Sí, la cara de la gente suele ser el mejor baremo y los pequeños ingredientes, los que hacen que se cuezan momentos para el recuerdo.

2:25 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal