viernes, junio 05, 2009

Cambios

Me preguntaba si estoy cabreado. El problema de estar cabreado es tener razón. Me he ido cargando de razones, sobre todo, tras mi vuelta Tenerife. Lo he visto en mis carnes, en los que me rodean, en ciudadanos, en no políticas (sobre todo culturales), en políticos que se ríen en mi cara, en señores a los que llaman políticos, en ex-profesores sinvergüenzas que se dicen ciudadanos (esto va por Angel Guimerá y sus acólitos), en salmones y viajes noruegos, ...y podría seguir pero este blog se distingue por ser breve. Así que hasta aquí hemos llegado señores políticos. ¿No cambian? Yo ya cambié. Allá cada uno con su voto el domingo.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal