sábado, junio 27, 2009

0'06

La curva la tomé suave mientras sonaba una canción de un grupo canadiense. La carretera estaba bien iluminada y el sueño estaba llegando. Pero se fue de la misma manera que esas luces entre azules, verdes y amarillas requerían toda mi atención. El intermitente, el grupo canadiense, la cartera, la oscuridad, la luz al mismo tiempo. La pregunta: ¿Su permiso de conducir? Respuesta: la cartera. Sí, allí estaba. ¿Ha bebido usted? Parecía concernido por mi situación, que siempre es una sorpresa, por eso se esconden detrás de la próxima colina. ¿Lo ha hecho ya usted con anterioridad? Insértelo aquí, es fácil, pienso. Me reprimo un poco, empiezo a soplar, suave, pero constante. Suena un pitido y aparto mi boca de aquel aparato que no habla. Él sí habla: "Puede usted continuar". No me fijé en el siguiente. Se llama Arcade Fire, el grupo canadiense.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal