jueves, octubre 12, 2006

Sí, si parece tabaco, si está envasado como tabaco, si huele a tabaco, ¿será tabaco?


La respuesta es obvia. No tanto lo que han querido hacer con la última película de Guillermo del Toro, la bienintencionada "El laberinto del fauno". Quizá ha pecado el director, guionista y productor de la cinta de precisamente no tener muy claro a qué público dirigir este cuento de hadas, un poco gore, un poco infantil. Lo que está claro es que a nosotros no iba dirigido. Claro, que tampoco nos gustó El señor de los anillos. Ya sabemos que para muchos este paralelismo puede resultar ofensivo. En cambio, a nosotros no nos lo parece en absoluto.

Y es que el historia en El laberinto del fauno está al servicio del guión y no al revés, y esto que parece una perogrullada no lo es. A ver. El guión está perfecto pero la historia no sirve para lo que trata de contar la película. La historia es metáforica, pues que siga siéndolo (el cuento de hadas); pero el guión demanda una historia real basado en algún hecho que trágicamente pasó (la guerra civil y los maquis); sin embargo, escribimos un guión que no es una cosa ni la otra. El elemento mágico se pierde y el elemento real no te lo crees. Decíamos bienintencionada justo por eso: una película de buenos, buenos y malos, malos. Por eso la historia real, también para mentes unicéfalas.
Resultado: es un medio camino entre silencio roto y dentro del laberinto, pero con un elemento gore, que, la verdad, para el que lo quiera.
Notas de producción
Inauguramos esta sección dedicada a satisfacer nuestros más bajos instintos
Segunda ocasión en menos de un mes que vemos en una peli española para más señas que llueve mientras se dibuja en el suelo o encima de algún elemento de la secuencia la luz del sol. ¿Raro, verdad?. La otra era The Backwoods, de la que aquí dimos ya buena cuenta.
Se repite en no menos de cuatro veces durante la peli la acción de oler un paquete de tabaco de los de antes. No contentos con eso, se dice debido a voz que efectivamente se trata de un paquete de tabaco. Un poco de edición no vendría mal en una película con tanta postproducción.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal