lunes, octubre 23, 2006

Little (Great) Miss Sunshine


Así se titula (sin el paréntesis) la última peli que hemos visto. Merece la pena sentarse hora y media para asistir al descubrimiento de la belleza de una niña a través de los ojos de una familia más unida de lo que parece en un primer vistazo.
Merece la pena esa última secuencia donde el desternillamiento del personal es contagioso. Porque vale la pena las cosas que nos hacen reír. Que sí, que aquí pecamos de intensos, pero esta comedia-drama-catástrofe y vuelta a la comedia vale la pena.
Y valen las penas las cosas por las que la vida deja de ser ese camino por el que vagamos para convertirse en la verdad que perseguimos, que es a fin de cuentas la felicidad.
No apostábamos nada por esa familia, pero nos habíamos equivocado como tantas otras veces. Y quizá es la apuesta más segura de estas fechas.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal