domingo, octubre 18, 2009

La fe y la política

Decía el otro día Rodriguez Ibarra que los partidos políticos son las instituciones más democráticas que existe. No creo que lo dijera en serio. Supongo que hay que hacer un master para entender lo que dice este hombre. Subrayar la democracia de los partidos cuando se cuece lo que se cuece en el día a día, es casi un ejercicio de fe suprema o de tontería abosoluta o de ganas de poner el acento y el fluorescente en la heterodoxia política. Y creo que haber topado con la fe tiene mucho sentido, porque la religión ya tiene mucho de política. O era al revés. Me explico: casi todas la elaboraciones políticas de hoy en día se basan en la fe, no en los datos, en los estudios, la reflexión y el análisis. La frase empieza así: "Nosotros creemos que..." Digamos que se habla mucho y se dice poco (Leire Pajín es una de las alumnas aventajadas en esto). En fin, que hay que creer y los observadores son cínicos ateos. O tontos imbéciles.

1 comentarios:

Blogger Carmen Coello ha dicho...

Un día de éstos le contestaré a Rodríguez Ibarra

12:32 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal