viernes, octubre 09, 2009

La ciudad jamás despierta

Solo en un banco. La luz daba a esos árboles que ni sienten ni padecen de los años que los han visto. Apenas el aire deja transpirar mientras la música de algún coche extraviado rompe el silencio que aquí es lo común. Deambulan seres que no levantan la cabeza del suelo esperando encontrar ese sueño que la primera vez perdieron. Quizá los recuerdos que no dejan de ser marcas como las que dejan mis yemas de los dedos en este teclado perfecto se puedan recuperar indemnes.
Solo en un banco. Alrededor se vislumbra que la noche desaparece. Pero la ciudad no despierta. Mejor dormir y cerrar los ojos.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal