martes, junio 09, 2009

Luna

No es tan pequeña. Ya con treinta centímetros, puede saltar hasta un metro con esas patas que no se acaban nunca. Tiene poco morro, su mirada es vivaz, limpia, se nota que no ha sufrido mucho. Come como una lima, y si se pone al sol, Kaiser la deja en paz. Claro, que tiene su instinto y su mala leche. Mejor. Luna se quedará. Eso parece.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal