miércoles, mayo 07, 2008

De ministerios

Sí, sé que es difícil, pero es posible. Quizá las personas nos sobrepongamos a lo que significa ser parte de ese conglomerado que llenan oficinas y bloquean el paso a internet. ¿Qué hay no sé cuántas miles de sentencias que no se han ejecutado? ¿Qué un ministerio no sabe lo que hace el otro? Al final es un problema de dinero y que la descentralización lo nubla todo? Claro, que estamos nosotros en medio y somos como una pelota que no deja de pasar por encima de la red, hasta que te cansas. Pero eso se supera con un café y una sonrisa. Porque es gratis que si no, ya habría presentado mi suspensión de pagos. Eh, oiga, el café que no me lo ha pagado. Es que estoy en suspensión de pagos. Lo probaré uno de estos días. Quizá me traten como a una empresa y me dejen ir...

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal