miércoles, abril 30, 2008

Sombra

Hace poco vi a una mujer que caminaba con una cámara de fotos en la mano. Tenía el paso decadente y la mirada fortuita, perdida, tranquila, débil, ciega, a punto de derrapar en cada curva, en cada pequeño peldaño. La acera era suya. Tacones, poca ropa. Era una puta sin destino. Huía de su vida y de su sombra. Con rostro de actriz madura.
Quiero esa cámara. Esa cámara es la vida, su vida. Así se fotografia, entre palmeras, con el sol de espaldas, de frente. No vi su sombra.
Leo en mi agenda: "Quien vence a los otros es fuerte; quien se vence a sí mismo, es poderoso".

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal