domingo, noviembre 15, 2009

Tomates

Ayer hablaba con una amiga mía sobre las subvenciones. Todos sabemos o deberíamos saber que el sector agrícola (ahora también el sector automóvil) vive de las subvenciones estatales. No voy a entrar a discutir sobre aspectos técnicos. Lo que me interesa es el concepto de subvención, su finalidad, objetivos... en una palabra, si hay un plan detrás que justifique que se mantengan unas subvenciones sine die. Entonces pregunto: ¿para qué sirve una subvención? Pues debería servir para promocionar, apoyar, una determinada función o actividad (más o menos social) durante un período limitado de tiempo con el fin de que esa subvención tras ese período de tiempo pierda su causa justificada por el mero hecho de haber cumplido y cesado en su función. Hay subvenciones (demasiadas) que por lo visto no sé si persiguen esa definición o no, pero lo que sí está claro es que no la consiguen después de décadas. ¿Las repensamos y dejamos que esa sangría de dinero de todos nosotros siga yéndose por las mismas vías, favoreciendo a los mismos mientras que algunos servicios públicos básicos como la educación, la sanidad y la cultura no pueden acceder a esos fondos?

1 comentarios:

Anonymous Guimarey ha dicho...

Hola
subveciones para mantener el mundo...

http://www.elmundo.es/elmundo/2009/11/16/nodoycredito/1258381821.html

12:01 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal