domingo, julio 05, 2009

La familia y el cafre

Tres días con la familia. Si les interesa la familia, lo que esconde, lo que murmura, lo que no cuenta, lo que eterniza, lo que no resuelve, lo que miente, lo que no encuentra, lo que engaña, lo que trama, lo que dice, lo que sueña, lo que siente... Si les gusta la muerte sosegada, la que provoca la caida de naipes, y la vuelta a empezar, que trastoca todo y a nadie deja igual. Si les gusta el análisis, desnudar eso que se llamó burguesía un tiempo y ahora es clase media-alta, si es de Barcelona, pues mucho mejor, ejemplo de sociedad moderna por fuera y cascarillada por dentro. Y es que aquí la directora y guionista sólo ha querido rascar un poco y ser al menos amable con sus coétaneos, quizá prudente ante su ópera prima, contenida, certera, exacta.
El cafre. Es aquel que nos obliga a ver la película doblada al castellano del catalán original. A ver, en serio, jodido cafre de mierda, sí, en serio, esta pregunta va para ti: ¿Qué jodido sentido tiene perpetrar tal horror? ¿Es inconstitucional ver una película en catalán? ¿Que la gente española no va al cine si es en catalán? Yo no voy al cine si la película está doblada. Ya sé que no te vale como respuesta, que yo no soy público objetivo, y toda esa serie de gilipolleces de sociología barata. La pregunta es qué has hecho para que la gente no vaya a ver cine en su versión original. Sí, nada.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal