jueves, noviembre 13, 2008

Rajoy

Me desperté oyendo a Rajoy. Amargo despertar. Este señor que está a favor o en contra de... es como un hincha de algún equipo que está a favor o en contra de... Absurdo. Por eso intenté dormir otra vez, pero los gritos de mi sobrina se colaban por todas partes y no tuve más remedio que ir a verla. En pijama, ella ya vestida que se iba a la guardería, me dio la mano y la acompañé un rato, mientras preguntaba por su madre y padre. Trabajando, decía la abuela. Ella seguía preguntando. Las respuestas no las tiene Rajoy. Ni las tendrá.

1 comentarios:

Blogger Carmen Coello ha dicho...

Eso se llama despertar de un mal sueño, menos mal que la inocencia lo atenúa.
He utilizado tu recomendación musical, me ha encantado; dice Quique, lo mismo que tú, que existen dudas entre accidente y suicidio en el río Wolf afluente del Mississippi, queda su cara de niño como quedó la de James Dean

12:22 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal