jueves, septiembre 11, 2008

No pienso hablar del once de septiembre

Porque hay muchos onces de septiembres en otras partes del mundo: ¿cómo será un once de septiembre en Burkina Fasso? ¿O en Haití? ¿O en la India? Allí nadie se pregunta por el hecho de las Torres Gemelas, una precuela de las secuelas guerreras de un Sr.llamado Bush, pero que también podría llamarse dinero, petroléo, poder, miedo, tragedia, verguenza. Porque algún día les tendremos que responder a nuestros hijos por los hechos de hoy, de ayer y parece ser de siempre. Y eso, eso me jode el día. Y no me gusta pensar en eso. Me gusta pensar en ti.

3 comentarios:

Anonymous Leo ha dicho...

Chiquito final cursi te mandaste.

3:36 p. m.  
Anonymous Crmen Coello ha dicho...

Querido, no cabe duda estás enamorado.
Anda despacio, con paso firme y con las ideas claras no te pase como a una que yo conozco que estaba locamente enamorada y se la pegaron.
Ahora está correctamente vacunada y ha superado lo peor de la enfermedad.¿Parezco tu madre?
Como cuando era una niña, era una sensiblera, igual que ahora, me volvía loca Víctor Jara y de camino ya se me veía el ramalazo sociata. Pásate por mi blog y escucha música de la buena. Aunque sé que mucha de la música que pongo no te gusta mucho, creo que vas en la linea de otro periodista que conozco bien y que anda por tu edad
Saludos

5:54 p. m.  
Blogger tmc ha dicho...

Se te ve mucho el plumero!!!Tienes pluma?

6:35 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal