lunes, noviembre 30, 2009

Torpezas

Volviendo a la noche en blanco de La Laguna, me llamó la atención la manera en la que la Televisión regional cubrió el evento. Una conexión en directo de una periodista donde se veía a la citada periodista y a la torre de La Concepción. Eso sí, la periodista hablaba de los tumultos de gentes que atestaban las calles de la ciudad. Por supuesto, no se nos enseñó a todas esas personas. Sólo a la periodista hablando durante minuto y medio.
Ahora la prensa se deshace en disculpas por someter a un presunto delincuente a un linchamiento en toda regla. Se disculpa pero se excusa en que la información oficial facilitada era errónea. Eso no son disculpas. Como siempre, la prensa cree que no tiene culpa de nada. La culpa de la prensa es airear la imagen privada del joven presunto como si ya fuera culpable. Y ahí el parte médico equivocado no tiene importancia. Lo que sí es importante es que ya nos parecen normales este tipo de espectáculos pseudoperiodísticos y me refiero a que desde el tratamiento a los crímenes de Alcasser la profesión periodística va de mal en peor.
Cuanto más torpe, sensacionalista y pobre es la prensa, más torpe, sensacionalista y pobre será la sociedad.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal