domingo, noviembre 22, 2009

Temprano

Sopla el viento al sur de la vida. El sol perenne. Las olas acarician la orilla en busca de la arena que ya calienta los pies. El alma. Las gaviotas juguetean, los cangrejos se desperezan. En el retrovisor, las sombras encuentran su sitio. Es por la mañana y el mar busca su azul.

1 comentarios:

Blogger tmc ha dicho...

has descrito muy bien la sensación que tengo desde que en mi armario la ropa del norte está en el sur.

10:30 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal